En manómetros de presión

Dentro del mercado de manómetros de presión, los ejemplares de membrana ocupan un buen lugar por varias razones, por ejemplo, su alta sensibilidad a variaciones pequeñas de precisión (razón por la que se usa de forma estandarizada en laboratorios), amplio rango de presiones, compatibilidad con una gran variedad de medios líquidos y gases, sus características digitales y diseño resistente y robusto.

Su nombre se debe a la membrana circular y ondulada entre bridas. Tal diseño es crucial, ya que una membrana plana se deformaría al aplicarse presión, imposibilitando así una medición precisa. Una vez que se somete a presión la membrana, esta transmite la flexión, haciendo que las agujas se muevan para indicar el nivel de presión.

La membrana igual cuenta con un recorrido de aproximadamente 1 mm y, para lograr mediciones exactas, se consideran varios aspectos en su diseño, como material, diámetro, grosor, entre otros. Esto era complicado en el pasado, no obstante, el método de elementos finitos (MEF) lo hace posible en nuestros días y de manera rentable.

Tanto el diseño como la fabricación de la membrana y los demás componentes se realizan de forma detallada para garantizar el óptimo funcionamiento y la fiabilidad de las mediciones, no obstante, esto no significa que el manómetro de membrana (que es más conveniente que los ejemplares de muelle tubular en ciertos casos) no requiera de cuidados y mantenimientos. Con ello se asegura su funcionamiento y se prolonga su vida útil, algo conveniente considerando que no son dispositivos baratos.

Medidas para que el cuidado de manómetros de membrana

Para lograr la fiabilidad y durabilidad de los manómetros de presión de membrana, se requieren cuidados que cualquier usuario puede realizar, aunque, en ciertos casos, se requiere ayuda profesional. Se trata de los siguientes:

Inspección visual

Hagan inspecciones visuales regulares del manómetro para detectar daños superficiales, ya sea grietas, abolladuras, fugas o corrosión en la carcasa, membrana o cara graduada. La membrana es el elemento más sensible, por lo que busquen con cuidado señales de deformación, endurecimiento o debilidad. En el caso de la aguja indicadora, revisen que se mueva libremente y que no presenten dobleces o atascamientos.

Las conexiones con la tubería no deben presentar fugas y, en caso de hallarlas, será necesario llevar el manómetro con un especialista para su reparación y, según el nivel de daño y precio del dispositivo, quizá sea rentable adquirir un nuevo ejemplar.

Limpieza periódica

Para limpiar el exterior del manómetro, pueden usar un paño suave y húmedo. Por ningún motivo empleen limpiadores abrasivos o solventes, ya que dañan la carcasa o la cara graduada. En caso de usar el dispositivo en condiciones ambientales hostiles y con altos niveles de polvo, humedad, suciedad o productos químicos, los periodos entre limpiezas deben ser más breves.

Para limpiar la membrana, basta con un paño suave y limpio humedecido con agua o alcohol isopropílico. Igualmente, eviten la utilización de productos abrasivos o solventes. Para el secado, usen un paño suave.

Calibración

Como cualquier instrumento de medición, es importante que los manómetros de presión reciban el servicio de calibración. Solo así se aseguran lecturas confiables y trazables, considerando que el instrumento pierde precisión y aumenta su incertidumbre con el tiempo. Se recomienda que se realice anualmente o con mayor frecuencia si se usa en aplicaciones exigentes.

Este mantenimiento solo puede realizarse en un laboratorio acreditado para la calibración de manómetros, ya que ellos disponen de los patrones adecuados y trazables a un patrón nacional de mayor exactitud. Asimismo, se requiere un registro de las calibraciones realizadas. Esto puede hacerse mediante las certificaciones ofrecidas por el laboratorio, donde se incluye la fecha del servicio, datos del patrón usado, incertidumbre, entre otros datos relevantes.

Protección contra presiones excesivas

Al adquirir este producto con proveedores de manómetros y válvulas, asegúrense de que el manómetro tenga el rango de presión adecuado para su aplicación. Igualmente, es importante controlar las presiones demasiado altas con ayuda de válvulas, ya que pueden alterar la membrana y afectar la precisión de la medición.

Excelentes complementos son las válvulas Monterrey de alivio de presión y los protectores contra sobrepresión, en casos en los que los picos de presión son constantes.

Manejo y almacenamiento

Una duda frecuente acerca de los manómetros de membrana es acerca de su uso y almacenamiento. Cuando no esté en uso, conviene almacenar el manómetro en un lugar limpio, seco y fresco, asimismo, mantenerlo alejado de zonas donde hay posibilidad de golpes, vibraciones y temperaturas extremas. Para su almacenamiento, usen el estuche y la caja originales. Al manejarse, tiene que hacerse cuidadosamente, ya que las caídas pueden afectar las membranas o descalibrar el equipo.

En cualquier caso, es necesario tener a la mano el manual de usuario, donde se incluyen las advertencias generales y específicas acerca de su utilización y según la aplicación. Si llegan a notar un signo de daño, no intenten reparar el dispositivo por su cuenta, ya que pueden hacer que el daño sea mayor, más costoso o imposible, volviendo indispensable la compra de un ejemplar nuevo.

Las reparaciones siempre deben realizarse por técnicos calificados. Si el dispositivo está ligeramente dañado, eviten usarlo, por los riesgos de seguridad implicados, principalmente en aplicaciones críticas. Siguiendo estos consejos garantizarán la precisión y confiabilidad del manómetro durante muchos años.

En caso de requerir un manómetro de membrana nuevo o desean actualizar su dispositivo viejo, acérquense a Refacalderas. Pidan una cotización al (55) 8334 3874 o llenen el formulario que encontrarán en nuestro sitio web.

Recommended Posts
whatsapp
manómetros de presiónManómetros de presión