En instrumentos de medición de precisión, Manómetros en Monterrey, Manómetros monterrey, Manómetros y válvulas

En Refacalderas, expertos en manómetros y válvulas, nos hemos percatado que, pese a la existencia de los sofisticados manómetros digitales (que integran una mejor opción de visualización y son más precisos por la tecnología piezoeléctrica que integran), los ejemplares analógicos son aún ampliamente usados, debido a que son mucho más baratos y funcionan muy bien en muchas aplicaciones.

Si bien ambos ejemplares pueden implementarse en muchas instalaciones similares, las diferencias en su tecnología y diseño demandan distintas atenciones, entre las que destaca la calibración. En esta ocasión, queremos enfocarnos en los manómetros analógicos, que son un instrumento de medición de presión sumamente conveniente.

La anatomía del manómetro analógico

Como mencionamos, la razón por la que la calibración de los manómetros analógicos debe ser distinta a la de ejemplares digitales es su estructura interna. Estos cuentan con muchas piezas móviles. Por ejemplo, integran un tubo de Bourdon en su interior, que consiste en un tubo enrollado de paredes finas, que, al someterse a presión, se desenrolla.

Su funcionamiento es similar a las llamadas “matasuegras”: al soplar alguien por su boquilla, el tubo aplanado de papel se desenrolla. Según la presión que se aplica, el tubo de Bourdon se endereza y acciona el tren de engranes, que desplaza la aguja visible en el indicador. Es así cómo pueden ofrecer los valores de presión para regular y mantenerla en los niveles requeridos.

¿Cómo calibrarlos manómetros analógicos?

Los manómetros y válvulas integran más piezas móviles que las versiones digitales, por tal motivo, se necesitan más pasos para calibrarlos adecuadamente. Para que los resultados sean repetibles, recomendamos que apliquen los siguiente:

Accionar varias veces el manómetro

Los diseños analógicos funcionan según principios mecánicos, por lo que están sujetos a sus efectos. Para minimizar estos últimos y lograr que el tren de engranes se afloje, accionen el tubo de Bourdon de forma repetida y en todo su rango de movimiento antes de proceder a la calibración.

Apliquen la presión requerida para que pase del estado de escala inferior a la escala mayor y viceversa. Háganlo de forma repetida.  No es un paso obligatorio, pero tiene que ser consistente para que puedan compararse los resultados obtenidos tras la calibración.

Vibración

Es suficiente con unos ligeros golpes en los manómetros en Monterrey para que el indicador se ubique en su posición. De esta manera, se elimina parcialmente la tensión mecánica y transitoria del tren de engranes, que puede causar ligeras diferencias en la posición de la aguja. Al igual que el paso anterior, tiene que repetirse antes de aplicar programas futuros de calibración.

Fijar puntos cardinales

Un problema con estos instrumentos de medición de presión analógicos es lo complicado que resulta distinguir pequeños incrementos de las medidas de presión. Por ejemplo, si la aguja se encuentra debajo de la línea de 50 PSI, resultará complicado determinar el valor preciso indicado. Una forma de facilitar la misión es colocar la aguja en el punto cardinal o línea 50 PSI y, posteriormente, hacer una lectura del estándar digital, que proporcionará el valor exacto, como 49.8 PSI. El error introducido por el dispositivo corresponde a la diferencia entre ambos.

Las diferencias incrementales son más fáciles de distinguir con la pantalla digital, cuya apreciación sería imposible con los varios manómetros mecánicos. Tal proceso permite mayores consistencias, debido a que impide la interpolación humana de la verdadera posición de la aguja.

Cabe resaltar que lo dicho es solo una simplificación, debido a que se desconoce el error potencial de los ejemplares usados como estándar, no obstante, resulta más sencillo determinar tal diferencia si el manómetro se puede fijar en un valor exacto. El estándar digital, es decir, el dispositivo que ofrece valores que no necesitan interpretación, se fija de forma libre.

Tratar la desviación angular o distorsión de paralaje

Al observar un ejemplar analógico, tienen que considerar las probabilidades de observar un valor distinto si la observación se realiza de lado o de frente. Esto es importante en los dispositivos de alta gama y aquellos usados como estándares de calibración. Por ejemplo, un manómetro de este tipo con una exactitud de +/-1%, contará hasta con 100 líneas de indicación. En caso de que sea suficiente el paralaje para que la lectura varíe algunas líneas desde la perspectiva del observador, será errónea la medida y tornará en dominante el error de paralaje.

Para solucionar tal inconveniente, los manómetros de alta gama suelen contar con un puntero, que se une a una línea fina en la punta en vez de una punta roma. Hay otros que integran un espejo donde se muestra la escala para que la aguja real y la imagen reflejada de esta se alineen y se eviten los errores de paralaje. Si el manómetro no integra tales alteraciones, puede solucionarse el problema si los operadores se ubican siempre en el mismo sitio para efectuar las lecturas.

En caso de requerir ejemplares digitales o analógicos, contáctennos. Tenemos un amplio catálogo de manómetros y válvulas. Soliciten más información al (81) 1354 9169.

PUBLICACIONES RECIENTES
whatsapp
válvula reguladora de presión de agua