En Válvulas de control

Las válvulas Monterrey de control consisten en el único componente del lazo de control, que actúa sobre los fluidos y estrangula su paso, lo que disminuye la presión para lograr variaciones en el caudal como respuesta a la señal de mando que proviene del sistema de control.

Ahora bien, son varios los análisis estadísticos realizados con datos recopilados en talleres de mantenimiento y reparación, que concluyen que la variedad de válvulas de control son las que ocupan más tiempo entre los elementos integrados en el lazo de control, además que esto se debe entre un 45 y 50% a problemas en el cuerpo, especialmente en el trim. El porcentaje restante se distribuye en otros elementos, como posicionador, actuador y accesorios.

La información anterior debe tomarse como general, ya que los datos varían considerablemente según varios factores, por ejemplo, las características de la planta de procesamiento, las condiciones operativas, las propiedades de los fluidos, el régimen operativo, entre otros.

Tanto el cuerpo como los órganos internos de la válvula (conocidos como trim) son los más afectados por los efectos del fluido que circula y mantiene contacto con ellos, ya sea por su presión, temperatura o sus características específicas, lo que da como lugar varios problemas, como ruido, vibraciones, cavitación, deterioros por abrasión y corrosión. Este último es el más reportado por los usuarios de las válvulas Monterrey de control. Abordaremos a continuación sus daños, tipos y algunas soluciones preventivas.

Corrosión: uno de los principales problemas internos

La corrosión es un problema que, comúnmente, afecta al cuerpo, tapa y trim de la válvula, lo que sucede cuando no se eligen bien los materiales. Se trata de un problema cuyo abordaje es complicado en algunos casos, debido a que su agresividad puede modificarse ante ligeras desviaciones en la composición, fluido, velocidad, temperatura, entre otros factores.

Durante la selección de los materiales, es importante que se consideren algunos puntos, además que se evalúen los tipos de corrosión que pueden presentarse, ya que aparecerán fenómenos con mayor potencial corrosivo según el tipo de planta o proceso. Entre los tipos usuales, destacan los siguientes:

Corrosión química

Este tipo ataca las superficies metálicas de las válvulas Monterrey y aparece en todas las zonas que tengan contacto con el fluido, aunque hay ciertas partes de la válvula que resultan afectados de diferentes maneras por turbulencias y efectos de la velocidad. Su apariencia se asemeja a una superficie cavernosa, con picaduras o superficie áspera. También ataca las partes de transición entre dos materiales, por ejemplo, las soldaduras, ya sea en la fabricación de las válvulas o en las uniones con las tuberías, cuando se trata de conexiones soldadas.

Corrosión bajo tensiones

Conocida como stress corrosión cracking, consiste en una acción que combina la corrosión química y las tensiones residuales de procesos de mecanización, como el curvado o laminado de los materiales.

Corrosión por difusión de hidrógeno

Usualmente, se relaciona con la presencia de niveles específicos de SH2 en ciertos puntos de unidades de refino, lo que deriva en un problema conocido como «agrietamiento por estrés con sulfuro». En este caso, pueden aplicarse las sugerencias de la National Association of Corrosion Engineers (NACE), según los niveles de SH2 en el fluido.

Otros tipos

Cabe destacar otros tipos de corrosión menos frecuentes, como la inter granular (que procede de tratamientos térmicos o la corrosión por picaduras, que es frecuente ante aceros inoxidables en contacto con cloruros. Destaca también la corrosión galvánica, que se presenta ante dos materiales de diferente potencial. En este caso, se usan conexiones equipotenciales para algunas aplicaciones, como el oxígeno gas.

Soluciones

Para el trim, cuerpo y tapa, se recomiendan aceros inoxidables que resistan a los fluidos a controlar.  Usualmente, la tapa y cuerpo son de materiales con una composición similar a la del material de las tuberías. No obstante, la corrosión puede aparecer y agravarse por la velocidad en la que circula el fluido o relacionado a la cavitación o vaporización parcial de la etapa líquida. Pueden consultar las tablas de corrosión, aunque no siempre resulta fiable o suficiente, especialmente al combinar varios fluidos con distintas características. Por tal motivo, es importante

Algo que puede ser de mucha ayuda es recurrir a experiencias similares en otras plantas. La corrosión presenta muchas sorpresas y, en algunas ocasiones, resulta preciso experimentar soluciones. Por ejemplo, es posible que aparezca la corrosión en ejes de válvulas rotativas y vástagos en el área de estopada al haber contacto entre el aire húmedo y una fuga de líquido, lo que genera un compuesto de mayor corrosión que el del fluido dentro de las válvulas industriales en Monterrey.

Puede aparecer también la corrosión externa, es decir, en el cuerpo. Esto se debe a condensaciones entre el aislante y el cuerpo, además es común que ocurra en tuberías de vapor saturado o a temperaturas cercanas a la temperatura de saturación. Es suficiente que ocurra una ligera caída de la temperatura para que la superficie se cubra de gotas.

Lo recomendable siempre será acercarse a expertos para adelantarse al problema de la corrosión. En Refacalderas encontrarán el respaldo de una firma con amplia experiencia y variedad de manómetros y válvulas. Soliciten más información al (81) 8377 0529.

PUBLICACIONES RECIENTES
whatsapp