En Instrumentos de medición de presión, Manómetros en Monterrey, Manómetros y válvulas

Pese a la introducción masiva en el mercado de los instrumentos de medición de presión electrónicos e informatizados, las industrias prefieren el clásico manómetro mecánico. La razón es por su robustez y porque no necesitan energía auxiliar. Su principio de funcionamiento se basa en la deformación de un elemento sensible según la presión, que es transmitida a un mecanismo que mueve la aguja indicadora.

Comúnmente, el valor de la presión de los manómetros en Monterrey se indica en una esfera angular de 270° con subdivisiones normalizadas. Aquellos que poseen líquido de amortiguación brindan protección contra pulsaciones y vibraciones. Son fabricados también con contactos eléctricos, que emiten alarmas en valores de presión ajustados previamente o un transmisor integrado con una señal normalizada para agregar a la indicación en sitio controles constantes desde un puesto de mando. Hay varios ejemplares mecánicos, entre los que destacan los siguientes.

Manómetro Bourdon

Integran tubos de forma circular y sección oval, que se deforman a medida que son sometidos a presión y admiten el medio de medición. El terminal del muelle genera un movimiento según la presión y, mediante un mecanismo, transmite la trayectoria a la aguja. Para presiones menores a 60 bar se usan muelles circulares, en cambio, se usan muelles helicoidales para presiones mayores.

En el caso de muelles tubulares, no pueden protegerse ante presiones extremas. Para mediciones extremas, es necesario implementar un separador. Los rangos de indicación oscilan entre 0 y 0.6 bar y 0 a 7,000 bar, además poseen clases de precisión que varían entre 0.1 a 4%. Es el manómetro más utilizado en industrias y permite muchas funciones según la aplicación. Es importante considerar factores para calibrarlos y evitar errores de medición.

En la industria química y petroquímica, la versión más utilizada es de acero inoxidable y diámetro 100. Para los fabricantes de equipo original de distintos sectores, se utiliza ampliamente la versión de muelle y rosca de latón con diámetro 63. Cabe añadir que, según la especificación, se fabrican con múltiples variaciones, como rangos de escala, materiales, esferas, entre otras.

Manómetro con membrana

Las membranas consisten en chapas circulares y onduladas. La presión utilizada en un lado de la superficie causa una deformación y su trayectoria presenta el volumen de presión del proceso. Al igual que el muelle, el movimiento se traspasa a la aguja indicadora mediante un mecanismo. Es un sistema ventajoso, ya que su fuerza de presión es mayor que el muelle tubular, además es muy resistente contra pulsaciones y vibraciones.

Estos instrumentos de medición de presión brindan excelente protección contra sobrecargas, debido a la membrana apoyada bajo presión extrema en un asiento de la brida superior, además posee materiales especiales, por lo que también es útil para medir medios agresivos. Su construcción permite usarla con medios sucios, viscosos, cristalizantes o con alto niveles de partículas en suspensión.

En tales casos, se usan conexiones abiertas de brida y taladros de purga. Se encuentran en rangos entre 0 y 16 mbar o 0 y 40 bar con clases de protección que varían entre 0.6 hasta 2.5%. Se usan en aplicaciones con fuertes impactos de ariete, que son frecuentes en la industria hídrica y química. Para otros casos es conveniente combinar un manómetro convencional con un separador acoplado, debido a que facilita el intercambio del instrumento a bajos costos.

Manómetro con cápsula

Estos instrumentos de medición de presión poseen dos membranas circulares y ondulares, además una cámara de medición estanca. Sobre la última actúa una presión dentro de la cápsula y la deformación señala la presión proveniente del proceso. Al igual que los otros sistemas, la trayectoria de la deformación es transmitida a la aguja indicadora. Son ideales para medios de baja presión y gaseosos. Sus rangos oscilan entre 0 y 2.5 bar o 0 y 6 bar con clases de precisión entre 0.1 y 2.5% del valor final. Cabe añadir que las cápsulas no permiten alta protección contra sobrecargas.

Manómetro con contactos eléctricos

En varias aplicaciones de control de procesos es indispensable que un dispositivo se active o desactive a partir de una presión específica. La solución más conveniente para ellas es combinar un manómetro convencional con un contacto eléctrico. Tal diseño integra las características de los manómetros y las funciones de un presostato. Para aprovechar sus beneficios, es importante instalarlos adecuadamente.

La aguja indicadora del contacto se ajusta mediante una llave en la mirilla, que puede montarse o desmontarse. El contacto conmuta, abre o cierra cuando la aguja indicadora pasa por la aguja de contacto. Los contactos más comunes son los de acción magnética, que presentan una histéresis entre 2 y 5% del Span de medición. Los contactos inductivos con un dispositivo homologado de control se usan para zonas 1, 2 y áreas clasificadas.

Si desean manómetros y válvulas de calidad, contacten a los expertos de Refacalderas. Llenen con sus datos el formulario en nuestro sitio web para solicitar una cotización o comuníquense al (81) 8377 0529, (81) 8135 2064 y (81) 8334 3874.

PUBLICACIONES RECIENTES

DEJA UN COMENTARIO

whatsapp
Manómetros y válvulas