En Manómetro de baja presión para gas, Manómetros en Monterrey, Manómetros y válvulas

Los cuartos limpios se diseñan, específicamente, para mantener niveles muy bajos de contaminación, algo sumamente importante en muchas industrias, como la alimentaria, química, farmacéutica, entre otras. Conocidos como salas limpias, requieren estrictos controles y parámetros ambientales, ya que varios factores pueden alterar su finalidad. Uno de ellos es la presión diferencial, que es importante monitorear con ciertos equipos, como el manómetro de baja presión para gas.

La presión diferencial en cuartos limpios

Las actividades realizadas en entornos controlados, como los cuartos limpios, requieren medidas que protejan tanto materiales como productos y evitar el acceso de personas no autorizadas. La presión de aire es uno de los aspectos más importantes en las salas limpias y que pueden afectar, aunque casi siempre se habla de la limpieza y las medidas de sanitización.

La presión interna y la presión diferencial tienen que controlarse y monitorearse de forma constante y estricta. Un conocimiento básico de física indica que una presión elevada presenta una masa más grande que la del aire a una presión baja y se dirige hacia los entornos con menor densidad. En todos los ambientes controlados, la presión diferencial, ya sea en descenso o ascenso, es una parte crucial.

Si la presión diferencial se mantiene en niveles específicos entre zonas colindantes al entorno controlado, disminuye el acceso de partículas suspendidas en el aire y se evita la fuga de elementos peligrosos. Según la aplicación, se determina la presión que se necesita, ya sea negativa o positiva. A continuación, consideremos un caso de presión positiva en las distintas áreas de una sala limpia.

Consideren una sala principal donde se realizan las actividades más importantes del cuarto limpio. Esta poseerá una presión mayor que la de la sala donde el personal debe colocarse la vestimenta de protección y, a la vez, la sala de vestido contará con una presión más alta que la zona exterior, donde no aplican las medidas de control ambiental.

Entre cada área hay una presión diferencial, que puede ser de 0.02” de columna de agua. Dicho nivel es suficiente para que se genere una barrera de aire que evite que se infiltren los contaminantes. De esta manera, se garantiza la protección de los productos, materiales y personal ante cualquier contaminación química, física o biológica.

Para lograr lo anterior, se necesitan varias tecnologías de monitoreo y control, entre los que no pueden faltar los manómetros, que tienen muchas aplicaciones. No obstante, no puede usarse cualquier tipo, sino aquellos diseñados para gas a bajas presiones.

Manómetros de cápsula: ideales para monitorear presiones de salas limpias

Los manómetros de cápsula de baja presión para gas no son tan conocidos, pero eso no significa que no sean indispensables en varias aplicaciones, no solo en salas limpias, por ejemplo, en equipos médicos, sistemas neumáticos de baja presión, bombas de vacío, sistemas de HVAC, entre otros.

Como su nombre sugiere, un manómetro de baja presión para gas se indica en sistemas con presiones menores que 600 mBar y en milímetros de columna de agua, que son niveles en los que no opera la mayoría de tipos de manómetros. Las mediciones que realiza pueden aplicarse en presiones positivas y negativas y está posibilidad de usar los manómetros de cápsula con otros equipos parecidos, como los manómetros para presión diferencial.

En su interior hay un mecanismo altamente sensible, conformado por dos discos ondulados de acero inoxidable o latón que están unidos, lo que forma la cápsula. Esta última se contrae o expande ante cambios de presión muy pequeños y el movimiento es transmitido al indicador con ayuda de un mecanismo de piñón.

El manómetro de baja presión para gas es muy asequible y destaca por la alta precisión en sus mediciones, aunque esto último varía según las dimensiones nominales del dispositivo. La razón es que la cápsula se coloca en posición vertical en su interior y en paralelo a la esfera. Si la cápsula es grande, el equipo detectará mejor los mínimos cambios de presión.

En la mayoría de los casos, incluidos los cuartos limpios, se recomiendan los manómetros en Monterrey de cápsula con latón en los componentes que tienen contacto con los medios. En el caso de los medios más agresivos, se recomiendan los ejemplares de acero inoxidables.

Su uso garantiza la seguridad en caso de que ocurran aumentos o disminuciones no admisibles de la presión. A diferencia de los manómetros de Bourdon, su aguja se mueve según el sentido de las agujas del reloj. Dicho movimiento bajo vacío es muy común en aplicaciones sanitarias, como la industria médica o farmacéutica.

Si necesitan un manómetro de cápsula de baja presión, contacten a los expertos de Refacalderas al (81) 8334 3874, llenen el formulario disponible en nuestro sitio web o envíen un correo a la dirección: ventas@refacalderas.com.mx. Tenemos amplia experiencia en asesorías y comercialización de manómetros y válvulas.

PUBLICACIONES RECIENTES
whatsapp
Instrumentos de medición de presión