En Medidor de agua

Los medidores de agua son uno de esos elementos domésticos comunes que rara vez conocemos bien. ¿Saben dónde están ubicados o cómo manipularlos? Probablemente no, a menos que se haya averiado su medidor de agua y requieran adquirir uno nuevo. Se trata de dispositivos específicamente diseñados para medir, registrar e indicar el consumo de agua en sus hogares. En pocas palabras, su función es controlar el gasto de agua y facturar el consumo.

Igualmente, se diseñan para detectar fugas o averías potenciales en su sistema de suministro de agua. Gracias a los avances en esta tecnología, actualmente se ofrecen con un sistema de alerta que se activa ante cualquier incidencia. Estos dispositivos desempeñan un papel crucial en la gestión eficiente del consumo de agua en el hogar, debido a que permiten monitorizar el uso y reducirlo para evitar altas tarifas.

En caso de que se haya dañado el medidor que usan, probablemente se pregunten: ¿cuál es el mejor para mi hogar? Tradicionalmente, se implementan las variantes mecánicas, pero en los últimos años se ha dado una tendencia hacia la elección de medidores no mecánicos. De estos últimos hay varios tipos que mencionaremos en esta publicación.

Diferencias entre medidores mecánicos y no mecánicos.

Como mencionamos, estos dispositivos se clasifican en medidores mecánicos, que son una buena opción para el hogar y en medidores no mecánicos. Tal clasificación está determinada por el tipo de tecnología que integran y la precisión que ofrecen en sus mediciones. Veamos más de cerca sus diferencias:

Medidores de agua mecánicos

Son los más utilizados a nivel mundial.  Operan mediante un mecanismo interno que se mueve cuando el agua fluye a través de ellos. Tal mecanismo suele integrar un conjunto de ruedas dentadas o un pistón que, al rotar o moverse, contabiliza el volumen de agua que pasa. Esta clasificación se divide en dos subcategorías principales: medidores volumétricos y medidores de chorro múltiple y único cuya elección depende de las necesidades específicas del sistema.

Su diseño simple y robusto los hace duraderos y capaces de funcionar correctamente durante muchos años. Usualmente, son menos costosos de fabricar y mantener que los contadores no mecánicos, además, han sido probados y utilizados durante décadas, demostrando ser fiables en diversas condiciones.

Medidores de agua no mecánicos

Esta variante conocida igual como contadores electrónicos o digitales, utilizan tecnologías avanzadas para medir el flujo de agua y sin necesidad de partes móviles. A diferencia de la variante mecánica, la velocidad del agua es medida con procedimientos que no tienen que ver con el impacto del líquido sobre un sensor.

Un medidor de agua no mecánico destaca por su alta precisión que mantienen a lo largo del tiempo, sin verse afectado por el desgaste mecánico. Al no contar con partes móviles, estos medidores son menos susceptibles a problemas provocados por sedimentos o impurezas en el agua. Igual hay modelos con características avanzadas, como registro de datos, transmisión remota de información y alertas automáticas en caso de fugas.

¿Qué tipos de medidores no mecánicos pueden usarse en el hogar?

Dentro de esta clasificación hay varios tipos de medidores de agua en Monterrey que no cesan de diversificarse, no obstante, todos pueden abordarse en grupos más grandes en función de la tecnología que integren, como los siguientes:

Medidores de ultrasonido

Entre los medidores no mecánicos, los de ultrasonido son los más baratos para grandes instalaciones. Son adecuados para conductos de hasta 8000 mm de diámetro, por lo que no suelen usarse en viviendas, aunque son funcionales en algunas de estas. Los dos tipos más comunes y usados son:

  • De tiempo de tránsito. Se mide la velocidad total de propagación del sonido en el medio líquido mediante ultrasonido. Integran sensores cerámicos que fungen como receptores y emisores. Asimismo, destacan por ser bastante precisos y sensibles a partículas. Cabe destacar que requieren electricidad para funcionar.
  • De efecto Doppler. Estiman las variaciones de frecuencia de las ondas tras impactarse sobre un componente móvil con velocidad relativa respecto a los puntos de origen y destino. Combinan la función tanto del caudalímetro como del medidor en un dispositivo único, además funcionan bien con aguas sucias.

Emisores de pulso

Este tipo de medidor es capaz de convertir el volumen en señales eléctricas. Al producir estas señales, son enviadas mediante cable o radio a un receptor cuya función es interpretarlas. Al tratarse de un dispositivo digital, las lecturas son fáciles: 0 indica la ausencia pulso y 1 su presencia. Este medidor de agua se divide en los siguientes tipos:

  • Emisores Reed. Son los más baratos en esta variante y actúan con un relé que recibe e intermedia en el proceso.
  • Emisores optoeléctricos. Están compuestos por un emisor de luz que se coloca en la aleta de una turbina. Asimismo, integran una celda fotoeléctrica en posición fija. Cuando la turbina rota por el paso del agua, queda enfrentada a la celda, encargada de emitir un pulso de energía.
  • Emisores inductivos. Producen campos electromagnéticos que actúan como filtro para el agua que se mide. Existen pocos ejemplares y modelos en el mercado y requieren baterías cuyo cambio se efectúa al menos una vez cada dos años. Su funcionamiento puede alterarse a causa de tormentas eléctricas. No obstante, destacan por su alta precisión y larga vida útil.

Si desean un proveedor de una gran variedad de medidores, acérquense a Refacalderas para que les mostremos nuestro catálogo. Igual somos proveedores de manómetros y válvulas. Pidan una cotización al (81) 8334 3874 o llene nuestro formulario.

Recommended Posts
whatsapp
Medidor de agua