En Instrumentos de medición de presión, válvula reductora de presión, Válvulas Monterrey

Todo hogar requiere por derecho un sistema hidráulico con el fin de suplir las necesidades de agua y así garantizar el bienestar social y aumentar su calidad de vida; este cuenta con dos elementos fundamentales que le permitan aprovechar todos los litros suficientes: la tubería y la fuerza; con el primero se aseguran las vías por las que va a transitar el líquido y el segundo le permite que llegue en tiempo y forma a todas las habitaciones. Esta ha de ser controlada mediante una válvula reductora de presión.

La intuición indica que, entre más presión, mejor será el rendimiento del agua en el hogar y podrá aprovecharla en cada rincón, de hecho, muchos edificios residenciales aplican esta lógica con el fin de que el servicio supla los pisos lejanos del punto de conexión central y permiten que la fuerza de empuje en la tubería sea desmedida y no se tome en cuenta los instrumentos de medición de presión. No obstante, si ha realizado este tipo de prácticas sabrá que tarde o temprano esto culmina en tragedias donde los electrodomésticos y tuberías se deterioren y culminen dañándose.

Es importante mantener el punto máximo de presión del sistema hidráulico con el fin de no llegar a un límite que no sea soportado; para ello, le recomendamos implementar las válvulas Monterrey las cuales protegerán sus electrodomésticos en el hogar e impedirán que los excesos perjudican su experiencia, pero sin que represente que no tendrá la suficiente fuerza y no llegue a todos los puntos de consumo.

¿Qué causa los excesos de presión?

Cuando el agua que sale de la ducha o de cualquier llave de consumo en el hogar se relaciona con una baja de la presión, la cual se asocia a fugas, bloqueos o en general problemas en el diseño de la plomería; pero si es demasiada fuerza no es claro que exista un problema y es más difícil relacionarlo a una situación específica dentro de la casa que provoque los daños.

En general, la principal causa es su proveedor de agua local y la manera como la distribuye en la comunidad; a menudo, estas instituciones elevan el valor de la fuerza para evitar gastar demasiados recursos y ahorrarse varios gastos en el suministro; esto es frecuente en temporadas de sequía o escasez económica en donde se requiere mantener el flujo del líquido a pesar de las circunstancias; estos cambios generalmente no son notificados al consumidor por lo que es importante tener precauciones en todo momento.

El método preventivo ideal es la válvula reductora de presión que sólo actuará cuando se detecte que la fuerza que cruza por las tuberías es superior a la soportada; por norma general el valor máximo es 80 psi; todo lo que aumenta de este número es perjudicial para el sistema hidráulico de un hogar por lo que es importante que se reduzca inmediatamente y evitar que ocurra una fuga o se afecte el funcionamiento de los electrodomésticos.

¿Cuáles son los peligros de la alta presión?

Una presión excesiva no debe tomarse a la ligera ya que además de suponer un desgaste de las tuberías, llaves y conectores se provocarán daños como fugas, inundaciones, electrodomésticos rotos, entre otros; pero no hay que pensar que todos los males son físicos, pues también afectará su estado económico al representar un cobro elevado en la factura de este servicio, ya que al existir más fuerza se pasa una mayor cantidad de metros cúbicos por el medidor.

Este exceso de agua también ocasionará que los aparatos trabajen con excesos, desperdiciando gran cantidad de líquido y convirtiendo su hogar en un centro de desperdicio de recursos, algo que habla mal del compromiso con la protección del medio ambiente que cada familia debe tener.

¿Cómo identificar que la presión es demasiado alta?

El método más directo para conocer si la presión que corre por sus tuberías es demasiado alta es contar con un medidor e instalarlo en el punto de conexión central; pero entendemos que muchas casas no cuentan con este sistema y desean saber si deben implementar la válvula reductora de presión.

Para ello, lo único que debe hacer es fijarse en los sonidos de su tubería; por lo general el sistema es insonoro, pero si percibe un traqueteo significa que la fuerza es demasiado alta y ocasiona vibraciones que se conocen comúnmente como el golpe de ariete.

¿Qué hacer?

La solución definitiva es instalar una válvula reductora de presión en su sistema para disminuir la fuerza del agua al momento de ingresar de forma que se adapte a la soportada por las tuberías y electrodomésticos; funciona a través de un resorte y un diafragma por la que el líquido debe pasar causando frenado y como consecuencia una reducción estable y activa y que modifica su rango dependiendo del flujo que deba atravesar y garantizando la resistencia necesaria.

Si su casa ya cuenta con estos dispositivos desde el momento de su construcción y está experimentando problemas es posible que ya haya llegado al final de su vida útil puesto que sólo tienen una duración de aproximadamente 10 años. Por ello, percatarse de instalar y mantener actualizada su válvula reductora de presión para lo cual tiene el apoyo de Refacalderas, llame ya a los números (81) 8377 0529, (81) 8135 2064 o (81) 1354 9169.

PUBLICACIONES RECIENTES
whatsapp
Válvula reguladora de gasválvula reguladora de gas