En Manómetros y válvulas, válvula reguladora de presión, Válvula reguladora de presión de agua

Para que el agua potable llegue desde las centrales hasta el consumidor deben existir ciertos factores que favorezcan su llegada en el tiempo y forma deseada; el primero es la tubería, la cual es una estructura física compuesta de tubos y uniones por los que va a transitar el líquido y el segundo elemento es la fuerza de empuje que le permita llegar al punto donde es solicitada y se evite la pérdida del servicio. Este último es esencial y debe ser controlado ya que un exceso podría dañar todo el sistema, haciendo necesaria la válvula reguladora de presión.

La presión es una de las medidas más importantes dentro de las instalaciones hidráulicas pues debe ser tratadas con cuidado ya que los errores en los picos altos y bajos afectarán la vivienda, edificio, comercio o industria al destruir las tuberías y todos los aparatos conectados a ella, ocasionando pérdidas económicas y predisponiendo a las personas a sufrir daños físicos producto de esquirlas, golpes e inundaciones. Por otro lado, si es muy baja no conseguirá llegar al lugar donde la necesitan y por ende provocará retrasos en las actividades diarias y afectará el bienestar de sus habitantes.

Por ello es imprescindible contar con manómetros y válvulas en el lugar del suministro del agua y también en el punto de conexión central hidráulico dentro del domicilio residencial, industrial o comercial; de modo que tenga la posibilidad de monitorear y controlar el flujo y la presión, consiguiendo tener un nivel en el que la fuerza no afecte la instalación pero sea suficiente para llegar a todos los rincones donde se requiera.

Consecuencias de la presión inadecuada

Las consecuencias de la presión inadecuada son variadas, pero ayudan a comprender la verdadera importancia de la válvula reguladora de presión de agua en las instalaciones hidráulicas. En primer lugar, los electrodomésticos están diseñados para trabajar dentro de un determinado rango, salirse de esos límites va a provocar que el aparato no trabaje apropiadamente y por ende pierdan su funcionalidad y su vida útil sea corta; no sólo eso, sino que si la fuerza no es suficiente simplemente aprovechará unas pequeñas gotas y hará que los procedimientos domésticos e industriales tarden más tiempo y ello afecte su productividad.

Pero por otro lado la presión alta tiene consecuencias más graves que ponen en riesgo su bolsillo e incluso la integridad de quienes están a sus alrededores: las tuberías, aparatos, llaves, calderas, tanques entre otros espacios en donde requiera el líquido no van a soportar esa fuerza y provocará que estallen y generen fugas grandes y pequeñas.

El nivel de presión aceptada se determina en función de los estudios previos realizados durante la instalación hidráulica, los objetivos concretos en los que se vaya a emplear el agua y las cifras de fuerza óptima que aceptan los aparatos en los que será conectada la tubería. En base a esto se desarrolla la estrategia con el fin de mantener los equipos en óptimas condiciones.

La recomendación general es que mediante la válvula reguladora de presión se optimice el sistema y se mantenga en un nivel cercano al mínimo ya que así será más fácil que la infraestructura esté libre de daños, fugas y estallos por sobrepresión en la tubería; aunque ello dependerá del lugar de la instalación; en espacios residenciales conviene llevar a cabo esta estrategia pero en estancias complejas, por ejemplo, el sector agrícola hay que mantener un estado casi máximo para brindar alcance en actividades como el riego de cultivos.

Soluciones para combatir el exceso de presión

Popularmente se han fomentado varias estrategias que permiten regular la presión e impedir daños en la instalación; una de las más populares es dejar la llave del punto de conexión a medio cerrar, de forma que actúe como un regulador al no permitir el paso todo el líquido y así, en principio reducir la fuerza del agua, pero también trae graves consecuencias en el corto y largo plazo.

En primera instancia, realizar esto implica reducir el caudal de agua lo que producirá que sus actividades tarden más tiempo y a la larga evidencian un mayor consumo; además, si la llave funciona mediante el mecanismo de bola, esta técnica va a desgastar progresivamente los asientos y hará que en un momento el grifo deje de trabajar y afecte la calidad de los procedimientos.

Por ende, estas soluciones caseras no solucionan el problema y además aumentan las consecuencias, por lo que nuestra recomendación es adquirir la válvula reguladora de presión un mecanismo profesional y enfocado en mantener estable la fuerza tanto alta como baja del líquido. Este puede ser instalado en los puntos de conexión principales y en la central de suministro, con el fin de que siempre se mantengan estadísticas estables y los daños se mitiguen en su totalidad.

Si desea conocer más información de la válvula reguladora de presión lo invitamos a contactarnos a través de los números (81) 8377 0529, (81) 8135 2064 y (81) 1354 9169 o escribirnos al correo electrónico ventas@refacalderas.com.mx.

PUBLICACIONES RECIENTES
whatsapp
Válvulas MonterreyVálvula reguladora de presión de agua