En válvula reguladora de presión

En diferentes sistemas de distribución de agua, vapor, gas, entre otros fluidos, se requieren varios tipos de válvulas para controlar la presión de estos y mantenerla constante en un rango específico. Dos de ellas son la válvula reductora y la válvula reguladora de presión. A lo largo de nuestra trayectoria, en Refacalderas nos hemos percatado que muchas personas utilizan ambos términos de forma indistinta, pero ¿es lo correcto?

Válvulas reductoras de presión

Estas válvulas son una medida de seguridad imprescindible para muchas aplicaciones, desde las de gas, agua potable, vapor, entre otras. Se trata de dispositivos que disminuyen la presión del fluido en un sistema desde una mayor presión de entrada hasta una presión de salida menor, constante y controlada. La palabra clave para entender la especificidad de estos es «reducción».

Son componentes indispensables en casos en los que la presión del fluido en el sistema es demasiado alta para la aplicación deseada, lo que puede dañar a otros componentes (como otros tipos de válvulas, filtros, bombas, entre otros) e, incluso, representar un peligro para las instalaciones y para el personal.

Con respecto a su funcionamiento, se basa en el ajuste automático de un mecanismo interno. De esta manera se mantiene la presión del fluido en la salida dentro de un rango predefinido. Al ser superado dicho rango por la presión del fluido en la entrada, se activa el mecanismo de apertura de la válvula reductora de presión para permitir que pase más fluido y disminuir la presión. Por otra parte, cuando la presión del fluido en la entrada es menor que la del rango deseado, se activa parcialmente el mecanismo de cierre para limitar el flujo e incrementar la presión.

Con respecto a sus beneficios generales, son los siguientes:

  • Permite controlar totalmente la presión de entrada y salida del fluido.
  • Evita excesos de presión en puntos de consumo.
  • Su costo es competitivo en comparación con otras válvulas.
  • Disminuye ruidos en el sistema.
  • Gestiona adecuadamente el consumo de líquido.
  • Presenta un diseño compacto y adaptable a cualquier sistema.

Ahora bien, destaca por su versatilidad. Es común su utilización en sistemas de agua potable y de tratamiento de agua, de vapor, de calefacción y refrigeración, de riego automatizado y precisión, en sistemas de distribución hidráulica en industrias, como las fabricantes de papel, farmacéutica, alimenticia, petroquímica, entre otros.

Las válvulas reguladoras de presión

Este término es más general y se usa para designar a varios tipos de válvulas que se diseñan específicamente para regular y controlar la presión de fluidos. Si bien su uso en hogares es bastante extendido, las válvulas reguladoras son igualmente piezas clave en la industria moderna.

En comparación con las válvulas reductoras que se diseñan específicamente para reducir la presión, la válvula reguladora de presión puede integrar varias funciones como mantener la presión dentro de un rango preestablecido, ajustarla según las variaciones en las condiciones del sistema o evitar daños por presiones excesivas mediante la liberación de fluido.

En realidad, la válvula reductora se considera como un tipo específico de válvula reguladora de presión, al igual que otros ejemplares con capacidad de regulación, por ejemplo, las válvulas de alivio de presión y las de control de presión proporcional.

Con respecto a su funcionamiento, varía según el diseño y el fin para el que se usarán. Encontrarán ejemplares con el mismo mecanismo que las válvulas reductoras, con un elemento de control interno que ajusta la apertura para mantener estable la presión. Hay igual variantes que usan sistemas de control más avanzados, como sistemas de retroalimentación para una mayor precisión en el ajuste de la presión.

Ahora bien, los beneficios que aporta una válvula reguladora de presión son los siguientes:

  • Ahorros notables de fluido, de hasta un 10%, gracias a la regulación de la corriente en niveles óptimos.
  • Regula fluidos en los límites que especifican los fabricantes, impactando así en la vida útil del sistema.
  • Evita daños en equipos al estabilizar las presiones no constantes en el fluido.
  • Reduce los riesgos de fugas.

Sus aplicaciones principales son: en sistemas de control de procesos industriales, sistemas neumáticos de compresión de aire, sistemas de refrigeración y acondicionamiento, de distribución de agua en hogares, con calentadores eléctricos para su protección, entre otras.

¿En qué se asemejan y diferencian?

Las válvulas reductoras disminuyen solo la presión del fluido para que en la salida sea baja y manejable; en cambio, las válvulas reguladoras regulan la presión según variaciones en el sistema e integran funciones adicionales. Los ejemplares reductores son solo un tipo específico, en cambio, los dispositivos reguladores de presión pueden tener diferentes diseños y una mayor variedad de componentes internos y externos.

Con respecto a sus semejanzas, es que ambas se diseñan para controlar la presión de los fluidos y que se mantengan en un rango específico para diferentes fines. Asimismo, se asemejan en que son piezas cruciales en muchas aplicaciones industriales, comerciales y residenciales para que la presión sea segura y el sistema sea eficiente.

Con la información mostrada aquí evitarán confundir ambos términos que, si bien se relacionan, designan diferentes válvulas. Si desean el respaldo que ofrecen ambos tipos de marcas reconocidas, de calidad y a precios competitivos, encontrarán en Refacalderas al mejor distribuidor de válvulas industriales en Monterrey. Soliciten más información, ya sea marcando al (81) 8334 3874 o enviando un mensaje vía correo electrónico a la dirección: ventas@refacalderas.com.mx.

Recommended Posts
whatsapp
Instrumentos de medición de presión